HISTORIA Y TRADICIONES

La historia del Valle es la de su tenaz lucha por defender su libertad para gobernar sus asuntos y los escasos recursos que le proporcionaba su economía de montaña. Libres del dominio árabe y probables iniciadores de la reconquista del legendario Condado de Sobrarbe, desde el siglo XIII sus pueblos (Ayuntamientos de Broto y Torla) eligen la Junta del Valle, que fue parlamento, gobierno y tribunal de sus intereses, gracias a diversos privilegios de los reyes de Aragón. A cambio, la Junta custodiaba la frontera con Francia y la ruta que la atravesaba por San Nicolás de Bujaruelo. Aquí mantiene también abierto el Mesón, último hospedaje de origen medieval en el Pirineo Aragonés todavía vivo. "As pacerías" es un tratado de paz y aprovechamiento de pastos que se celebra cada año entre la Junta del Valle y el vecino valle francés de Barèges.

El Valle de Broto ha sabido conservar todas sus tradiciones, entre las que se destacan "o rapatán", dance pastoril; "os paloteaos", dance guerrero; "a tiada",fiesta infantil navideña, u otros como los juicios a la carne del Carnaval, romerías, auroras, gozos y rondas festivas.

Platos representativos de la gastronomía del Valle, sólida y rica en calorías, son las judías con oreja y pata de cerdo, los platos típicos de la "matacía" o matanza del cerdo, los variados guisos de cordero y jabalí, la cecina de sarrio y la fina trucha del Ara. Completan el menú los postres con miel y nueces o cuajada, el queso del país, los frutos silvestres, como fresas, chordones o moras, y, en repostería, las tortas de fiesta y de chichones, los crespillos de Carnaval y la fuente montada.


LA CÁRCEL DE BROTO

La torre de la cárcel de Broto es una edificación civil del s XVI, que albergaba la sede de la ‘Junta del Valle’ (explicado en esta página). Está situada en el casco antiguo de Broto junto a uno de los dos extremos del desaparecido puente románico  que cruzaba el río Ara. En la cárcel, los presos realizaron entre los siglos XVII al XX incluido, unos grabados especialmente asombrosos por su cantidad, su organizado programa iconográfico  y sobre todo la calidad artística de la mayoría de ellos con respecto a otros grabados que se conservan en espacios similares. Los más importantes son posiblemente de un mismo personaje que los elaboró en el s. XVIII.

Los grabados de la torre de la cárcel están restaurados y se pueden visitar en verano. En la oficina de turismo nos darán más información sobre estos grabados, los horarios de visita, su historia y la publicación existente sobre ellos.
 
La Torre de la Cárcel de Broto
 
Textos escritos por José Luis Febas,
pertenecientes al folleto editado por el Ayuntamiento de Broto y Empresarios Turísticos